Insoportable Levedad


Pencuci Mulut



Le miro de reojo,no se mueve.
Pienso en la cantidad de personas que antes que yo la habrán deseado esta mañana.
La combinación de colores es casi perfecta,
la curva pronunciada de su figura sólo es aviso de lo que me espera al tenerla en mis manos, en mi boca, a merced de mis instintos naturales.
Quizá me acompañe a tomar un café, la degustaría plácidamente mientras ella se consume sin dejar espacio a sentimientos de culpa.
Y ahí voy, intento ser cuidadoso pero mis ganas me empujan a ella con demasiada vehemencia... una última mirada antes de hacerla mía, ya no hay marcha atrás.

Al final la apariencia era mejor de lo que encontré en ella, casi como su interior... vacío.

© Hale Sastre